De la prensa artesanal al robot impresor

En la clase de la mañana del pasado jueves 14 de abril comentamos que la estructura del oficio y los métodos que se utilizaban para imprimir a partir del desarrollo de la imprenta de Gutenberg (1449) siguieron siendo los mismos durante los siguientes 400 años.

Si bien el mecanismo era muy simple y hasta rudimentario, visto en perspectiva, el rendimiento era impresionante a costa de extensas jornadas de trabajo que se extendían por 12 o 14 hs.: se estima que hacia 1650 los impresores de Francia producían entre 2500 y 3000 impresiones por día.

Como sabemos, pese a que hoy prima la información digitalizada, la imprenta no ha muerto, y el sábado 12 de marzo abrió en París una librería en la que los clientes pueden imprimir el libro que desean comprar “en algunos minutos” gracias a un “robot impresor” llamado Espresso Book Machine, que fue creado por la empresa Xerox.

Espresso Book Machine

Increible  ¿cierto?

Más info: